image1 image2 image3
logo

Agroquímicos: Sofía pide que dejen de fumigarla

Recuperándose de la segunda cirugía en sus dos piernas, realizada hace escasos días, Sofía Milagros Vargas Moro, con apenas 13 años no puede disfrutar de los juegos, paseos, ni del aire puro, como otros niños de su edad. El olor al agroquímico se siente en toda la casa de la calle 9 de julio N°147. Apenas cruzando la calle, su vecino “Lalo” Amezola fumiga con agrotóxicos su patio y su vereda con la mochila en su espalda y de forma manual, como acostumbran otros habitantes de La Criolla provincia de Santa Fe. Pese a la prohibición que rige desde el año 2009, por la Ordenanza N° 584/2009 que prohíbe las fumigaciones a 1500 metros de la zona urbana, nadie la cumple y el poder de policía de la Comuna es inexistente.



 Sofía nació el 11 de octubre del año 2000, con hidrocefalia y mielomeningoceles, un defecto en el tubo neural. El RoundUp (glifosato) es el principal sospechoso de su problema porque inhibe al ácido fólico, que actúa los primeras semanas de gestación. Según los médicos, al seguir expuesta a los agrotóxicos, le generan más problemas ya que sigue debilitando su sistema nervioso.

Sus abuelos paternos vivían en el campo, rodeados de sojales, sus padres iban de visita antes del embarazo de Sofía y durante los nueve meses de gestación, siendo muchas veces fumigados por la avioneta en forma directa e indirecta. -“La soja se planta hasta el borde de las casas, yo viví allí hasta los 22 años, inhalando esas aplicaciones aéreas o con mosquitos fumigadores, y Sofía nació cuatro años después, viviendo en el pueblo” relata José Vargas, su padre.

Es por ello que la Food and Drug Administration de USA, la Agencia de Salud Pública de Canadá y el Reino Unido, entre otros, recomiendan el ácido fólico para las mujeres en edad fértil y a las mujeres que planean quedar embarazadas, una dosis de al menos 0,4 mg por día tres meses antes de la concepción, y continuar durante las primeras 12 semanas de embarazo.

Sofía lleva más de 12 operaciones en su corta vida. A las 48 horas de su nacimiento, con una operación quirúrgica le cerraron la lesión en su médula espinal, la mielomeningocele conocida también como espina bífida. Esto afecta, en su caso, desde la cuarta vértebra lumbar hacia abajo, involucrando piernas, vejiga, riñones e intestinos. Con una semana de vida, le colocaron una válvula de derivación peritoneal, para drenar el líquido cefaloraquídeo de su cabeza y aún la tiene cumpliendo esa función. Padece un leve retraso intelectual y problemas en su motricidad fina, para actividades que necesitan de una precisión y un elevado nivel de coordinación. Le extirparon un riñón que no funcionaba y le realizaron una ampliación vesical.

 Una de las mayores operaciones que sufrió la niña es la cirugía de columna, para implantarle una prótesis en toda su espalda por una escoliosis severa, producto de la misma patología.

-“No tiene control de esfínteres anal y uretral , sufre de vejiga neurogénica e incontinencia, además de un problema intestinal que llaman “ intestino perezoso”. Padece de infección urinaria crónica y asintomática, se la detectamos por el color de la orina.

Ya lleva cinco infecciones seguidas y no logramos vencer a los gérmenes. Se le hace un sondaje vesical intermitente para vaciar su vejiga”, sigue explicando Vargas, con una entereza y claridad de términos que asombra. Acostumbrado y dedicado incondicionalmente a su hija, viajando las veces que sean necesarias a la ciudad de Santa Fe, para los controles constantes.


Sofía además tiene 3 operaciones en cada pie, que son “equinovarus”, y se atrofian, y 2 operaciones en cada rodilla, que son flexionadas a 90 grados. En febrero de este año, la cirugía fue correctiva, una osteotomía, por una fractura en cada pie y en cada fémur. Según la médica, esta intervención sería la definitiva ya que en edad de pubertad, se estabilizaría hormonalmente y se detienen las deformidades.” dice Vargas. “La última cirugía se nos complicó poder llevarla al especialista a Santa Fe, está muy dolorida de su pierna izquierda y no viajaremos en marzo” se lamentó .

Con total impunidad, el vecino Amezola, año tras año repite la fumigación, estando también el Hospital SAMCO de La Criolla, a metros de la vivienda y de la Ruta N°11.En short y remera, sin guantes, sin barbijos y sin botas, fumiga manualmente y luego entra a su casa contaminando todo a su paso, incluida su familia. Con una irresponsabilidad o ignorancia, que se repite en muchas familias de esa localidad.

Las lluvias luego se encargarán de “lavar” el veneno y desplazarlo por el barrio o a las napas.

- “He tratado de todas las maneras posibles y con educación hablar con la pareja de este señor y hasta le entregué una copia de la ordenanza” manifestó Vargas. “Volví a insistir hablando personalmente con él y dijo desconocer la ordenanza y que su pareja jamás le entregó la copia. Pese a ello continuó fumigando, haciendo caso omiso a mi reclamo.” denunció Vargas.

-“El año pasado hablé con el Presidente Comunal Martín Travesani, del partido oficialista (FPCS) por este tema y quedo de hablar él personalmente con mis vecinos, evidentemente esto nunca sucedió. Me cansé de hacer las cosas del modo más amable posible, hablando con los vecinos y explicándoles las consecuencias de los venenos, pero los usan como si fuera agua” dijo indignado Vargas asegurando que una avioneta daba vueltas sobre el pueblo días atrás, violando la normativa, pero no pudo fotografiarla.

Fueron muchas las luchas compartidas, junto a Autoconvocados de La Criolla para lograr que se dicte esa normativa. Recién firmada se me entregó una copia, a través de un representante de la Comuna, en la Jornada “Fumigaciones impacto ambiental y Leyes que amparan al damnificado” realizada en abril de 2009. El ex-jefe comunal que la redactó, la aplicaba y los mosquitos fumigadores dejaron de transitar dentro del pueblo. Esa y otras denuncias que realizamos, junto a Oscar Brasca, produjeron el interés de América TV, que trasladó un equipo de filmación a La Criolla, para el programa “GPS” que conducía el periodista Rolando Graña, quien personalmente entrevistó a los vecinos. En Buenos Aires se completó el video con la visita al país de la investigadora francesa Marie Monique Robin, entrevistándonos a ambas, y el resultado puede verse en las redes con el nombre de: “El veneno de las Pampas”.

Al ser emitido el programa, comenzaron las amenazas a los entrevistados, denuncias, y un hostigamiento a mi persona de parte de ingenieros agrónomos locales, hasta una carta documento del colegio que los nuclea en Reconquista.

A casi cinco años de los hechos, las personas no toman precauciones, los productores tampoco. Sin embargo quienes concientizamos en diferentes charlas logrando otra ordenanza similar en la localidad vecina de San Martín Norte, hoy sabemos la real dimensión del desastre sanitario que producen estas aplicaciones de venenos sobre los seres humanos, escuelas, animales y cursos de agua. Sabíamos en ése momento el caso de Sofía, pero respetamos la decisión de sus padres que, hoy decidieron hacerlo público.

La espina bífida no es producto de causa genética o congénita, sino también de una combinación de factores ambientales y nutricionales. La mayor incidencia de espina bífida se produce en las zonas con una gran cantidad de tierras de cultivo. La provincia de Misiones tiene altísimas estadísticas de esta malformación, sin embargo tanto el gobierno nacional como los provinciales dibujan los números. Se prostituyen ante las multinacionales, de la mano de una legislación permisiva legitimada una justicia hipócrita, y con Ministerios de Salud , verdadedos containers de especialistas de escritorio, orquestando a los médicos que conocen perfectamente las malformaciones en zonas de monocultivos, pero prefieren llenar sus bolsillos reclutando pacientes pobres para ensayos clínicos de farmacéuticas, con insumos del Estado, para provecho propio, en detrimento de los públicos y generales. Entre los seis países latinos Argentina es uno de los que acepta estas prácticas.

-"Los bebés concebidos en la primavera y principios del verano tienen un riesgo más alto para una amplia gama de defectos congénitos. El incremento reportado en los defectos de nacimiento coincidió con un pico similar en los niveles de plaguicidas de las aguas subterráneas durante la temporada de siembra de primavera y principios de verano” dijeron investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana,USA. Es la incapacidad permanente más común en los Estados Unidos, cada año, alrededor de 1.500 bebés nacen con espina bífida. El setenta y el noventa por ciento de los niños con esta condición también tienen líquido en el cerebro.

El ácido fólico trabaja con la vitamina B12 y la vitamina C para ayudar al cuerpo a descomponer, usar y crear nuevas proteínas. La vitamina ayuda a formar glóbulos rojos. También ayuda a producir el ADN, pilar fundamental del cuerpo humano, que porta la información genética. El ácido fólico es hidrosoluble, lo cual significa que no se almacena en los tejidos grasos del cuerpo, se disuelven en agua. Las cantidades sobrantes de vitamina salen del cuerpo a través de la orina. Debido a que no se almacena en el cuerpo en grandes cantidades, los niveles sanguíneos que usted posee, disminuirán después de unas semanas de ingerir una dieta baja en folato, que se puede recuperar comiendo vegetales de hoja verde e hígado.

“El riesgo de muerte temprana en los niños con mielomeningocele, varía notablemente alrededor del mundo y no depende únicamente de la severidad de la lesión, sino también y en gran medida de la disponibilidad, uso y aceptación del tratamiento médico y quirúrgico. El riesgo estimado de muerte en niños afectados, en áreas rurales del norte de China es del 100% ; mientras que en Holanda llega al 35% y en USA al 10%. Antes del nacimiento, la visualización ecográfica prenatal de movimientos en miembros inferiores no garantiza la deambulación. De los pacientes con espina bífida abierta, el 23% logra deambulación independiente, el 53% necesita de fijadores y 23% necesita silla de ruedas. Si no existen anomalías asociadas de sistema nervioso central, incluyendo hidrocefalia, estos pacientes presentan inteligencia normal. En general, independientemente de la localización del defecto, el 94% carece de control de esfínteres. En Europa y USA se registra una incidencia general de 1/1.000 nacidos vivos . En países como Irlanda, Inglaterra, Hungría, Egipto, China y México se notifican cifras superiores. En Irlanda la incidencia es de 3/1.000; en India, de 3,9/1.000 y en regiones rurales del norte de China, se registran las tasas más elevadas, que llegan a 6/1.000 nacidos vivos. Polonia, por su parte, reporta una incidencia de 2,7/1.000 nacimientos, especificando que las cifras son, al igual que en China, más elevadas en las zonas rurales”.
“El momento de la gestación tiene relación directa con el tipo y la extensión del defecto; los ocurridos entre los días 17 y 23 provocarán craneorraquisquisis, entre los días 23 y 26, anencefalias y entre los días 26 y 30, mielomeningoceles. En el Hospital de Pediatría "Juan P. Garrahan", entre los años 1988 y 1998, el número de pacientes que consultó por mielomeningocele y sus variantes: lipomielomeningocele y mielocele llegó a 646.” (1)

La sospecha de una asociación entre la espina bífida y el trabajo agrícola de los padres data de años atrás. “Se realizaron tres estudios de casos y testigos basados en registros en Suecia, España y Hungría. A partir de los registros de malformaciones congénitas en cada país, se identificaron 482, 478 y 1.119 casos con espina bífida, respectivamente. Identificado como referentes fueron 964, 434 y 1.489 niños sin anormalidades. Las ocupaciones con una exposición potencial físico o químico se compararon con trabajos no expuestos. Se observaron mayores posibilidades de relación para las mujeres en ocupaciones agrícolas en Suecia y en España, pero no en Hungría. Se analizaron varios otras ocupaciones de los padres, pero las asociaciones con espina bífida son incompatibles. Los resultados no son totalmente coherentes, pero apuntan a un aumento del riesgo de espina bífida entre las mujeres en ocupaciones agrícolas.(2)

Otro estudio en la Comunidad Valenciana, España, “De un total de 261 casos y 261 controles fueron seleccionados de aquellos niños nacidos en ocho hospitales públicos durante 1993-1994.Los casos fueron los diagnosticados con defectos seleccionados (sistema nervioso, cardiovasculares, hendiduras orales, hipospadias, epispadias, musculoesqueléticas y las anomalías no especificadas) durante su primer año de vida. Para las madres que participaron en las actividades agrícolas durante el mes antes de la concepción y el primer trimestre del embarazo, la razón de probabilidad fue (alta), debido principalmente a un aumento del riesgo de defectos del sistema nervioso, hendiduras orales, y múltiples anomalías. El trabajo de los padres no aumentaba el riesgo, aunque los padres que informaron alguna vez manejar pesticidas tenían una probabilidad, de un mayor riesgo de defectos del sistema nervioso y del aparato locomotor. Este estudio en relación con algunas asociaciones se limita, pero los resultados justifican una mayor atención al trabajo agrícola de la madre y la exposición a plaguicidas paterna.” (3)

La exposición paterna en nacimientos entre 1980 y 1992 en los Países Bajos “Fueron reclutados de hospitales y de la población general. Se utilizaron cuestionarios para recopilar información sobre la ocupación y posibles factores de confusión. A través de entrevistas telefónicas específicas del trabajo con 122 padres de casos y 411 padres referentes, la información detallada de la exposición se recogió en tareas específicas: el uso de agentes químicos o físicos, la frecuencia de la exposición, y el uso de equipos de protección. El estudio arrojó una asociación estadísticamente significativa entre la espina bífida (baja) en los casos de exposición a los humos de soldadura, o a la radiación UV durante la soldadura. Los hallazgos sugestivos (altos) en la exposición a los productos de limpieza, exposición a plaguicidas y al polvo de acero inoxidable.” (4)

Los trabajos y las exposiciones ocupacionales específicas a productos químicos como disolventes orgánicos también se han sugerido como posibles factores de riesgo de defectos del tubo neural. “Se investigaron los datos de un estudio de casos y controles de base poblacional de los fetos y los recién nacidos vivos con defectos del tubo neural entre 1989-1991 de California. Se realizaron entrevistas con las madres de los 538 casos de defectos del tubo neural y 539 controles no malformados. Se les pidió reportar las ocupaciones que los padres tenían en el período de 3 meses antes y 3 meses después de la concepción. Cada puesto de trabajo o la industria reportada fue codificada de acuerdo con el Censo de EE.UU. de 1990.Los análisis de los 182 grupos revelaron valores mayores de hijos con la malformación en trabajos de padres porteros, trabajadores agrícolas, y de limpieza, contra un nivel bajo de padres oficinistas, profesionales, o bancarios.” (5)

Estos datos son solo algunos de la bibliografía consultada, esa que nunca se cita cuando pedimos informes o respuestas. "En todas las actividades relacionadas con los niños y las niñas con discapacidad, una consideración primordial será la protección del interés superior del niño" reza la Ley 26.378 que aprueba la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y su protocolo facultativo. Más letra muerta cuando el interés superior a proteger son las hectáreas

La gestión actual en La Criolla, actúa acorde al gobierno provincial santafesino: ningún control, ninguna reforma de la Ley 11.273 que aún con todas sus fallas de interpretación, no se respeta, con más de dos tercios de la provincia donde no existen ordenanzas, ni inspectores ni conocimientos de la normativa. Una provincia donde el "Certificado Anual de Control de cotorras" está más presente que el control de dónde lavan los mosquitos fumigadores, y de que la soja no se fumigue con la escuela rural incluída; donde existe un organismo de Sanidad Vegetal que “vegeta” de 7 a 13 hs, y por la tarde permanece cerrado, dando la venia para que toda la provincia sea zona liberada para envenenar indiscriminadamente.-


Notas:
1-“Estudio Epidemiológico sobre Defectos de Cierre del Tubo Neural. Detección del polimorfismo C677T en pacientes con mielomeningocele, del Hospital de Pediatría Juan P. Garrahan, sus madres y población general, entre los años 1999 y 2001”,Daniela Montanari.
2-“Spina bifida and parental occupation.” Blatter BM, Roeleveld N, Zielhuis GA, et al.
Institution Department of Medical Informatics, Epidemiology and Statistics, University of Nijmegen, Netherlands.Source Epidemiology 1996 Mar; 7(2) :188-93.
3-”El trabajo agrícola de los padres y las malformaciones congénitas seleccionadas.”AM García,T Fletcher,FG Benavides,E Orts Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública, Universidad de Valencia, España.American Journal of Epidemiology (factor de impacto: 4,78).02/1999; 149 (1) :64-74.
4- “Spina bifida and parental occupation.”, Blatter BM, Hermens R, Bakker M, et al.Departamento de Informática Médica, Epidemiología y Estadística, Universidad de Nijmegen, Países Bajos. Am J Ind Med 1997 septiembre; 32 (3) :283-91.
5-“Paternal occupational group and risk of offspring with neural tube defects.”Shaw GM, Nelson V, Olshan AF March of Dimes Foundation, Departamento de Servicios de Salud de California, Programa de Monitoreo de Defectos de Nacimiento de California, Oakland, CA 94606, USA.

Fuente: Asociación Argentina de Periodistas Ambientales (AAPA)-Medio&medio

2018  EcoLaMancha